ZAPATOS DE VESTIR DEL SIGLO XX: PARTE I

zapatos de vestir siglo XX

La historia de los zapatos de vestir del siglo XX sufrió grandes cambios en lo que podríamos llamar una gran revolución desde principios de siglo hasta finales. Un cambió ligado a la mentalidad y a la cantidad de modas y transformaciones radicales que surgieron en él.

Desde 1914, las faldas de las mujeres empezaron  a acortarse y ya era visible el tobillo. Así pues, las botas, que era el calzado de vestir para mujeres, empezaron a caer en desuso y sólo se usaban para llevarlas con trajes de noche. Estos zapatos eran las “Griegas” o las botas “Tango”, decoradas con recortes o arreglos en las correas.

Por razones de pudor, la bota se aferraron a su popularidad para prendas de día hasta la década de 1920. Sus días estaban contados cuando las faldas se levantaron hasta la espinilla. Las botas dejaron un hueco antiestético entre la parte superior de la bota y el dobladillo de la falda. El único remedio para esto era llevar zapatos, que hacían visible el agradable contorno de la zona baja de las piernas. En este punto las botas desaparecieron prácticamente, su destino estaba languideciendo en la moda, únicamente usadas en días de mal tiempo hasta mediados de 1960.

Irónicamente desde la década de 1920 hasta la década de 1960, mientras que las mujeres estaban haciendo enormes progresos en su búsqueda por su liberación, su calzado se convirtió en más débil. El zapato de vestir en el siglo XX, que ahora estaba a la vista, pasó a formar parte fundamental de la moda. Ahora se hacían decoraciones y cueros coloridos para los zapatos. Con los zapatos de tacón altos sandalias mujer años 20-30el músculo de la pantorrilla y el tobillo parecen más delgados, creando una ilusión más escultural, que las mujeres. El empeine de los zapatos cayó en desgracia a finales de los años veinte. Su crimen fue acortar la longitud del pie.

La sandalia clásica estuvo ausente mucho tiempo, volvió a aparecer a principios de 1930 para la playa y, eventualmente, con trajes de noche. Los zapatos elegantes y de tacón alto anudados eran la mejor alternativa a las zapatillas de lona planas, para un look deportivo, y los zapatos bicolor que eran más cómodos para el verano. En 1939, las zapatillas con la puntera abierta aparecieron por primera vez. Hubo muchas protestas de los estilistas o los que seguían la moda, porque los dedos de los pies y los talones no eran atractivos, ya que se veían los refuerzos de las medias en este tipo de zapatos.

LOS DISEÑADORES DE ZAPATOS DE VESTIR DEL SIGLO XX

Numerosos diseñadores de zapatos entraron a escena en la década de 1930, especialmente Henry Rayne y André Perugia. Crearon las colecciones de zapatos bajo sus propias marcas y también aportaban novedades en la moda.

En 1937, el diseñador italiano Ferragamo se inspiró en el renacimiento italiano y reintrodujo el Chapín, un estilo de zapato de plataforma alta. En la Italia fascista, que estaba en guerra con Abisinia, estaba experimentando escasez de suministros, así que Ferragamo sustituyó el cuero por otros materiales. Usó corcho y madera para la suela de plataforma y tejió con nuevos materiales, como celofán para las correas y la pala. En un principio, fue un éxito por la novedad, estos zapatos fueron importantes en la Europa continental durante la segunda guerra mundial cuando fue requisado todo cuero disponible para el ejército y para las correas de la maquinaria de las fábricas durante la guerra.

calzado de vestir años 40En 1941 las suelas de plataforma aparecieron en el calzado habitual de Norte América, pequeñas al principio. Elevaban la altura de la mujer y, cuando se combinaba con trajes de hombros acolchados, les dio una imponente estatura. Esto se adaptaba a los tiempos que corrían cuando las mujeres se quedaron al cargo de la casa y mientras sus maridos iban a la guerra. Los tacones de cuña también fueron populares. No sólo dio altura sino que también suministra la solidez de un zapato con suela plana. Al final de la guerra, las plataformas habían aumentado de diez a doce centímetros de altura. Sin embargo, el estilo no era considerado atractivo por todas las mujeres, particularmente las altas que ansiaba verse más bajas.

Los robustos Oxfords con cordones hechos en cuero resistente fueron racionados, pero con un cuidado apropiado podían durar años. La zapatilla plana de loneta y duradera, con punta redonda y del talón cubano proporcionó un estilo de calzado habitual para los años de guerra.

Esto solamente es la primera parte de este artículo sobre la historia de los zapatos de vestir del siglo XX. En la segunda, veremos que pasó con el calzado tras la II Guerra Mundial.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s